[1]

Resumen

Frente a múltiples voces que clamaban a los cuatro vientos que tras el colapso del bloque soviético en 1991 el socialismo había muerto, en pleno siglo xxi éste se muestra reformulado, reconfigurado y en práctica por diferentes rincones del planeta. En América Latina y el Caribe dicha ideología se encuentra en franco crecimiento. En este artículo se explican los pasos que han permitido que el pensamiento socialista esté de nueva cuenta no sólo en el centro del debate de las ideas, sino como sustento de proyectos de transformación tanto en gobiernos de la región como de importantes movimientos sociales.

Palabras clave: socialismo siglo xxi América Latina, Estado América Latina, movimientos sociales América Latina.

 

Abstract

Facing multiple voices clamoring at the four winds that, after the collapse of the Soviet bloc in 1991, socialism was dead, it shows up reformulated, reconfigured, and being practiced throughout different corners of the planet in the 21st century. In Latin America and the Caribbean, said ideology is found openly growing. In this article, the author explains the steps that have allowed socialist thought to be not only at the center of the ideological debate once again, but also the sustenance of regional government transformation projects as well as of important social movements.

Key words: socialism 20th century Latin America, State Latin America, social movements Latin America.

[1]

Cuba siempre ha marcado una pauta en las luchas latinoamericanas y caribeñas por alcanzar el pleno ejercicio de la soberanía. A partir de 1898, como país formalmente independiente, la isla vivió 61 años bajo una condición neocolonial impuesta por la hegemonía imperial estadounidense. En 1959 triunfa la Revolución Cubana, cumpliendo una doble función: como la pinza que cerraba el ciclo de la lucha emancipadora que inició Martí, y como la creadora de una nueva forma de organización política, económica, social y cultural, inédita en el continente americano. Tras la caída del llamado socialismo real en Europa del Este y la desintegración de la Unión Soviética a principios de 1990, muchos contaban los días para que la Revolución Cubana también colapsara. Era el momento triunfal de la nueva hegemonía occidental a nivel planetario, con la que se decretaba el fin de la historia y de las ideologías. No había opciones: el sistema capitalista, ya para entonces en su fase neoliberal, era el destino inevitable para la humanidad. Pero esos días se convirtieron en semanas, meses y años, y hoy, en pleno 2017, la Revolución Cubana sigue en pie, y los seguidores de Fukuyama continúan esperando su caída.

El Capital: Lecturas críticas a 150 años de su publicación

 

ROGER LANDA (COORDINADOR Y COMPILADOR)
ROGER LANDA, DAVID ALVARADO Y MANUEL AZUAJE REVERÓN (EDITORES)

 

Pablo González Casanova | Miguel Ángel Contreras Natera | José Guadalupe
Gandarilla Salgado | Juan José Bautista Segales | Isabel Monal | Claudio Katz |
Itsván Mészáros | Enrique Dussel | Jorge Veraza Urtuzuástegui | Roger
Landa | Américo Alvarado | Renán Vega Cantor | Franz Hinkelammert |
Marta Harnecker | Thierno Diop | Carlos Fernández Liria | Néstor Kohan

A doscientos años del nacimiento de Karl Marx, su obra y su nombre permanecen como una marca indeleble que acompaña las luchas de todos los pueblos oprimidos y explotados del mundo. Como creación heroica, dejamos en manos de los luchadores y las luchadoras por un mundo más justo una herramienta que reivindica un Marx nuestro, propio, de quienes estamos construyendo el porvenir de una nueva civilización.

[1]

Para nosotros el núcleo del pensamiento de Franz Hinkelammert, en su interpretación materialista de las condiciones de factibilidad de la vida, es el punto de partida para elaborar una economía política de la liberación. En el presente artículo expongo una primera aproximación a dicho núcleo entrelazando tres conceptos: sujeto vivo, corporalidad y trabajo vivo, primero, a partir de la crítica a la epistemología popperiana y la razón instrumental weberiana; segundo, analizando a partir de allí, el tema de los contenidos y las necesidades de la vida y la objetivación de la realidad a partir de ellos. Finalmente, a partir de la identificación del sujeto vivo con el trabajo vivo, hago un comentario en torno al problema la humanización de la naturaleza desde los planteamientos de Karl Marx.

Néstor Kohan

¿El capital constituye un sujeto automático, una sustancia dotada de vida propia o, por el contrario, no es más que una relación social histórica atravesada por los avatares de la lucha de clases? Ya desde los tiempos de Karl Marx esa pregunta quitó el sueño a los revolucionarios, cada vez que se propusieron estudiar la sociedad (para modificarla). La respuesta, aunque parezca sencilla y quizás obvia, dista de serlo. Aparentemente, si nos situamos en la perspectiva de la concepción materialista de la historia, la teoría crítica y la filosofía de la praxis —como es nuestro caso— todo conduce a aceptar que el capital es una relación. Cualquier otro tipo de respuesta implicaría deslizarse en los brazos del fetichismo más grosero, opción de la que no siempre han logrado escapar algunas corrientes de moda en el pensamiento social contemporáneo.